GUERRA, República Dominicana -- Con Tommy Lasorda entre varios de los representantes observando cada uno de sus movimientos, unos cuantos jóvenes con esperanzas de llegar a las Grandes Ligas tomaron parte de una prueba en el Campo Las Palmas, la instalación del club para el desarrollo de jugadores en la República Dominicana.

Pero el consejero especial del presidente de los Dodgers y miembro del Salón de la Fama no se iba a conformar con solamente observar a los muchachos demostrar sus capacidades. A pesar de la humedad y la temperatura de casi 90 grados fareheit, Lasorda se encontró enseñándole los fundamentos del béisbol a los jovénes peloteros en español.

Lasorda lidera un contingente de ejecutivos de los Dodgers quienes visitan la República Dominicana, junto al gerente general Ned Colletti y el legendario busca talento y consejero Ralph Ávila, quien dirigió la construcción de la academia hace 22 años. También en el viaje representando a los Dodgers estuvo el graduado del Campo Las Palmas, José Vizcaino, quien recientemente se unió a la gerencia como consejero especial de operaciones de béisbol.

Los jóvenes domincanos tuvieron que correr, atrapar roletazos en su posición, y demostrar sus lanzamientos antes de una ronda de práctica de bateo y una oportunidad para que los lanzadores se subieran a la lomita. Pero fue durante las prácticas de bateo Ávila reveló una historia sobre uno de los mejores jugadores de los Dodgers proviniente de quisqueya, Raúl Mondesí.

"Estaba en el Campo 1 y observaba las pelotas volar sobre los árboles del campo principal", dijo Ávila. "Cuando le pregunté a alguien quien estaba bateando, me dijeron que era el jugador que mis busca talentos querían que viera y les dije, '¡Delen un contrato de una vez!'".

Aunque pesaba 145 libras en ese entonces, Mondesí aumentó de peso y luego resultó jugando 13 temporadas en las Grandes Ligas, desde 1994 cuando fue uno de cinco jugadores de los Dodgers en fila en en ganar el premio al Novato del Año.

Increíblemente durante su carrera con los Dodgers, la cual comenzó en 1971, Ávila recuerda firmar solamente un jugador luego de apenas conocerlo. Ese fue Vizcaino, quien habló junto a Ávila e inmediatamente vio las capacidades que Vizcaino tenía para aprender el juego lo que lo llevó a jugar 18 años en las Grandes Ligas.

Pero Vizcaino no fue el único antiguo jugador del cuadro de los Dodgers en el Campo Las Palmas, Wilton Guerrero se unió al grupo que evaluó a los jóvenes dominicanos. El hermano más joven de Vladimir Guerrero duró ocho años en las Grandes Ligas antes de convertirse en un busca talentos, su trabajo actual.

También está Pedro Guerrero, la estrella de los Dodgers en los años 80 y quien participó en 1,306 juegos con Los Angeles, la mayor cantidad para cualquier jugador nacido en República Dominicana. Y el dominicano con menos partidos jugados -- el miembro del Salón de la Fama Juan Marichal, quien vistió el uniforme de los Dodgers por dos juegos en 1975.

Ellos son dos de los más de 50 dominicanos en vestir el azul de los Dodgers en las Grandes Ligas y tal vez esta semana, otro joven pelotero tomó su primer paso en alcanzar esa meta.