(AP/Getty)

Al equipo que esté interesado en Josh Hamilton más le vale firmar al cañonero, ya que no hay otra opción parecida en el mercado de agentes libres este invierno.

Pero, ¿qué pasa si un club quiere contratar a Michael Bourn? Nadie es tan veloz como Bourn; sus 257 bases robadas en las últimas cinco campañas representan la mayor cifra en ese trecho. No obstante, dependiendo de las necesidades del equipo en particular, Shane Victorino y el boricua Angel Pagán son capaces de rendir de manera similar en casi todas las demás áreas.

Todos los representantes intentarán convencer a los equipos de que ningún otro jugador disponible se compara con su cliente. Se justifica esa estrategia, pero no significa que sea la realidad.

Tomemos como ejemplo a ese trío de jardineros centrales. La diferencia de edad entre Bourn, Pagán y Victorino es mínima; Bourn tendrá 30 años de edad cuando comience la temporada, Pagán tendrá 31 y Victorino 32. Bourn tiene la ventaja en las bases - 216 estafadas en los últimos cuatro años en comparación con las 117 de Victorino y las 112 de Pagán - y a la defensa.

Pagán, quien tuvo una campaña decepcionante en el 2011 en medio de dos temporadas exitosas, ha disputado casi 100 juegos menos que Bourn, otro motivo por el que éste último tiene más posibilidades de recibir un jugoso contrato.

Los informes indican que Bourn podría fichar por cinco años y US$80 millones y que los Nacionales, Filis y Rojos están interesados. Estamos hablando de darle $16 millones al año a un muchacho para quien la velocidad lo es todo y que tendrá 35 años cuando expire el acuerdo.

Pagán y Victorino son un poco mayores que Bourn. Por lo tanto, es más probable que firmen por tres o cuatro años. Con ellos hay menos riesgo y pueden aportar poder aun si sus piernas se desgastan. Victorino tiene un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .776 y 56 vuelacercas en las últimas cuatro campañas. En ese tramo, Pagán ha registrado OPS de .764 y 32 bambinazos, mientras que el OPS de Bourn ha sido de .726.

La temporada de Victorino en el 2012, especialmente el tiempo que estuvo con Los Angeles, podría ser alarmante. Por el contrario, el desempeño de Pagán por los Gigantes en la segunda mitad y en la postemporada es el motivo principal por el que el puertorriqueño está incluido en esta categoría. Pero ninguno de los dos parece estar en posición de conseguir un contrato como el de Bourn. Por lo tanto, representan opciones más económicas y de menos riesgo.

Entre los demás guardabosques disponibles a buen precio están los siguientes:

B.J. Upton: A sus 28 años de edad, el jardinero central ha promediado 18 jonrones y 39 bases robadas en las últimas cinco campañas. En este tramo, ha bateado para .248 con porcentaje de embasarse de .330 y slugging de .416. Esos números simplemente no satisfacen, tratándose de un jugador con su talento. Upton firmará por menos que Bourn, lo cual significa que con su juventud, velocidad y poder podría representar el mejor valor por el precio. También podría continuar siendo una de las figuras más desconcertantes en el béisbol.

Melky Cabrera: En el caso del dominicano Cabrera, todo dependerá de cómo se le perciba: como el jugador que fracasó con los Bravos o el bateador que encabezaba la Liga Nacional en promedio de bateo con San Francisco antes de ser suspendido por dopaje. De prevalecer el segundo punto de vista, su contrato favorecería más al club que lo otorgue.

Por otro lado, Zack Greinke es el Hamilton de los lanzadores. El venezolano Aníbal Sánchez, Edwin Jackson y Kyle Lohse lo siguen como los mejores candidatos para recibir un contrato a largo plazo. Entre las opciones para acuerdos más cortos están Hiroki Kuroda y Ryan Dempster. Alguien podría arriesgarse y firmar a Dan Haren, quien necesita dar un repunte y demostrar que su espalda no es un impedimento.

Los siguientes tres serpentineros podrían rendir más de lo que indiquen sus contratos:

Jeremy Guthrie: Si no hubiese pasado la primera parte de la temporada 2012 en el Coors Field de Colorado, quizás Guthrie estaría en una categoría superior entre los abridores agentes libres. Sus números por los Rockies - efectividad de 6.35, 112 hits, 21 jonrones y 31 boletos otorgados en 90.2 innings - disminuirán su valor a pesar de que impresionó en Kansas City (EFE de 3.16, nueve bambinazos y 19 bases por bolas en 91.0 entradas).

Brandon McCarthy: Si McCarthy -- quien tuvo efectividad de 3.32 en 170.2 entradas de labor en el 2011 y promedio de carreras limpias de 3.24 en 111 innings la temporada pasada - en verdad se ha recuperado de un pelotazo en la cabeza tras ser operado del cerebro y se mantiene en salud, podría ser la mejor ganga entre los pitchers agentes libres.

Carl Pavano: Pavano no lanzó después del 1ro de junio y quedó fuera de acción en agosto debido a una contusión en el húmero del brazo derecho. La lesión afectó su velocidad y el lanzador cumplirá 37 años en enero, pero podría resultar una buena contratación.