NUEVA YORK -- R.A. Dickey languideció en las menores durante 14 años, donde rebotaba de un equipo a otro hasta que logró perfeccionar esa bola de nudillos desconcertante que lo convirtió en un astro de las Grandes Ligas.

David Price fue el primero en ser elegido en el draft y a los 25 años ya era un as, con lanzamientos de 98 millas por hora y un brazo izquierdo lo suficientemente resistente y poderoso como para hacer brincar de alegría al buscador de talentos más curtido.

Criados a sólo 54 kilómetros (34 millas) de distancia en el centro de Tenesí, Dickey y Price ganaron el miércoles los premios Cy Young, uno de ellos por amplio margen y el otro en una votación muy apretada.

Pocas veces dos caminos hacia el templo de los dioses del pitcheo han sido tan distintos.

"¿No es impresionante?", dijo Dickey. "Simplemente le muestra a uno que no hay un único camino para lograrlo, y le da esperanza a mucha gente.

Dickey dijo que saltó y gritó de emoción cuando vio en el televisor que Price superó a Justin Verlander para llevarse el premio de la Liga Americana. Ambos ganadores son representados por Bo McKinnis, que miró los anuncios junto con Dickey en su casa en Nashville, Tenesí.

"Supongo que ahora podemos llamarlo agente Cy (a McKinnis)", comentó Price en una conferencia telefónica.

En una de las votaciones más apretadas en la historia, Price superó a Verlander --ganador del premio en el 2011-- por apenas cuatro puntos en las boletas de la Asociación de Periodistas de Béisbol de Estados Unidos, lo que impidió que el as de los Tigres de Detroit se volviera a llevar el galardón.

Dickey, de 38 años, se convirtió en el primer pitcher en apoyarse principalmente en la bola de nudillos para ganar el Cy Young, un logro del que su mentor Phil Niekro, miembro del Salón de la Fama, está muy orgulloso.

"Muy merecido", afirmó Niekro en un comentario proporcionado por el Salón de la Fama. "Estoy súper orgulloso de él, como pitcher y como individuo".

Segundo lugar hace dos años, Price fue esta vez el seleccionado para el máximo trofeo de los lanzadores. El serpentinero de los Rays recibió 14 de los 28 votos de primer lugar y concluyó con 153 puntos, comparado con 149 para Verlander, elegido en primer sitio en 13 de los sufragios.

"Significa mucho", dijo Price. "Es algo que siempre tendré. Es algo que no me pueden quitar".

Aparte del empate en 1969 entre Mike Cuéllar y Denny McLain, fue la votación más apretada en la historia del premio para la Liga Americana.

El taponero dominicano Fernando Rodney de Tampa Bay recibió el otro voto de primer lugar y terminó quinto.

Dickey consiguió 27 de 32 votos de primer lugar en la Liga Nacional y sumó 209 puntos, 113 más que el ganador de 2011, Clayton Kershaw, de los Dodgers de Los Angeles. El zurdo Gio González, de Washington, fue tercero.

Price tuvo foja de 20-5, empatado con Jered Weaver, de los Angelinos, en el liderato de victorias y porcentaje de triunfos en la Americana. El zurdo de 27 años registró un promedio de carreras limpias de 2.56, el más bajo, y fue sexto en ponches, con 205.

Verlander, que además fue el Jugador Más Valioso el año pasado, tuvo foja de 17-8, con 2.64 de efectividad, y guió a los Tigres de Detroit a la Serie Mundial.

Price trabajó 211 innings en 31 aperturas, mientras que Verlander hizo 33. Un factor que pudo haber decidido la balanza fue que Price enfrentó una competencia más dura en la división este de la Americana que la que tuvo Verlander en la central.

Weaver fue tercero, con 70 puntos, pero fue listado segundo en un par de boletas. El derecho de los Angelinos lanzó un partido sin hit y tuvo una efectividad de 2.81 en su primera campaña de 20 victorias, pero perdió tiempo con lesiones.

Primera selección en el draft de 2007, Price llegó a las mayores al año siguiente y ha estado en tres Juegos de Estrellas consecutivos.

Pese a registrar una foja de 19-6 con un promedio de carreras limpias de 2.72 en 2010, finalizó segundo en la votación del Cy Young ese año, ganada por el venezolano Félix Hernández, que sólo resultó victorioso en 13 juegos con los colistas Marineros, pero dominó casi todas las categorías.

Verlander trataba de convertirse en el primer lanzador en la Americana en ganar el premio en años consecutivos desde que el dominicano Pedro Martínez, de Boston, lo hizo en 1999-2000. El derecho de San Francisco Tim Lincecum lo logró en la Nacional en 2008-09.