(AP)

ANAHEIM - Hagan espacio, LeBron, Wade y Bosh. Ya existe otro gran trío, que jugará a casi 3,000 millas al oeste de South Beach (Miami): Trout, Pujols y Hamilton.

Los Angelinos ya contaban con quizás el mejor pelotero que ha dado el béisbol en los últimos 10 años (el dominicano Albert Pujols) y posiblemente con el más grande en los próximos 10 (Mike Trout). Entonces, el 15 de diciembre, el equipo de Anaheim firmó a un JMV que ha sido titular en cada uno de los últimos cinco Juegos de Estrellas a un contrato por cinco años (Josh Hamilton), integrando de esa manera a tres legítimas superestrellas en un mismo lineup.

Seguro, este trío no tendrá el mismo impacto que LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh han tenido en el Miami Heat, campeones defensores de la NBA. Pero esa es la naturaleza del béisbol de Grandes Ligas; necesitas mucho más que tres superestrellas para lograr el éxito en un mundo de un roster de 25 peloteros y calendarios de 162 juegos.

Y en esta era de la agencia libre, contar con tres jugadores de tal magnitud en un mismo orden al bate es muy extraño, especialmente con los tres jugadores bajo control por al menos los próximos cinco años.

¿Algo histórico?

"No precisamente", dijo el veterano historiador de MLB, John Thorn - y con justa razón.

A principios del siglo pasado, era común contar con hasta siete eventuales integrantes del Salón de la Fama en un solo lineup. Esa es la cantidad de superestrellas que los Gigantes de Nueva York de 1923-26 tuvieron, con Frankie Frisch, Travis Jackson, High Pockets Kelly, Freddie Lindstrom, Mel Ott, Bill Terry, Ross Youngs, Hack Wilson y Dave Bancroft todos ellos arrasando a la ofensiva durante ese periodo.

Y tampoco estaban solos.

De 1924 a 1942, los Yankees llegaron a tener entre tres y seis ahora integrantes del Salón de la Fama en su alineación cada año. De 1936 a 1943, los Medias Rojas también tuvieron al menos tres. Lo mismo con los Dodgers de Brooklyn de 1946 a 1957.

Luego está el trío compuesto por Joe Morgan, Johnny Bench y el cubano Tany Pérez de 1972 a 1976, que ayudó a armar aquella Gran Máquina Roja (y no olvidemos a Pete Rose).

O la banda integrada por Carlton Fisk, Carl Yastrzemski, Jim Rice en Boston de 1974 a 1980. También está el trío que conformaron Ernie Banks, Ron Santo y Billy Williams en Chicago de 1960 a 1971. Y qué decir del boricua Roberto Clemente, Bill Mazeroski y Willie Stargell con los Piratas de 1962 a 1972. Y la trinidad entre el boricua Orlando Cepeda, Willie Mays y Willie McCovey que dominó el orden al bate de los Gigantes de 1959 a 1965. La trifecta de los Cardenales formada por Stan Musial, Enos Slaughter y Red Schoendienst de 1945 a 1953.

Y así sucesivamente...

Por lo tanto, el trío de Trout-Pujols-Hamilton no destaca tanto a nivel histórico. Pero lo que pudieran lograr colectivamente a la ofensiva durante el tiempo que jueguen juntos los convierte en un trío especial si nos limitamos a compararlo en esta era.

"Ha habido muchos tríos sobresalientes en la historia del béisbol, pero si nos ponemos a buscar un historial de cinco años para un trío, que creo es lo que se debe hacer en este caso, es difícil, porque los peloteros están cambiando de equipo frecuentemente, y los jugadores jóvenes de impacto a menudo se ven seducidos por la agencia libre", enfatizó Thorn.

"Por lo tanto, mantener unido a un trío de esta talla por cinco años, como parece sucederá con los Angelinos, viene a alimentar el prospecto de una producción mucho más abultada".

En un esfuerzo por comparar el trío de Trout-Pujols-Hamilton en la era moderna, el bloguero de SB Nation, James Gentile, compiló una lista de los mejores 10 tríos en un lineup desde la temporada del 2000 basándose en el promedio WAR (medida irreemplazable para medir el valor de un jugador) acumulado, como lo interpretó Baseball-Reference.com. La lista es la siguiente...

• Cardenales del 2004 (Pujols, Scott Rolen, Jim Edmonds): 24.2

• Gigantes del 2001 (Barry Bonds, Rich Aurilia, Jeff Kent): 23.1

• Medias Rojas del 2011 (Jacoby Ellsbury, Dustin Pedroia, el mexicano Adrián González): 22.5

• Bravos del 2003 (Marcus Giles, Javy López, Gary Sheffield): 20.9

• Rays del 2009 (Ben Zobrist, Evan Longoria, Jason Bartlett): 20.9

• Marineros del 2001 (Brett Boone, Ichiro Suzuki, John Olerud): 20.8

• Angelinos del 2012 (Trout, Torii Hunter, Pujols): 20.8

• Marineros del 2001 (Boone, Ichiro, Edgar Martínez): 20.5

• Tigres del 2007 (Curtis Granderson, el venezolano Magglio Ordóñez, el dominicano Plácido Polanco): 20

• Angelinos del 2000 (Darin Erstad, Troy Glaus, Tim Salmon): 19.8

El trío de Trout-Pujols-Hamilton hubiera quedado fuera de esa lista de los mejores 10 con su WAR combinado de 18.7 el año pasado. Esa marca incluye la tremenda temporada que tuvo Trout, una de las mejores actuaciones individuales en la historia de Grandes Ligas, pero también a Pujols (abril y la mitad de mayo) y Hamilton (toda la segunda mitad) metidos en un bache atípico.