Miguel Cabrera montó todo un espectáculo en el Rangers Ballpark.

El increíble despliegue de poder de Miguel Cabrera del domingo al final no evitó una derrota de sus Tigres ante los Rangers por 11-8. Pero dicho resultado hizo que los tres jonrones del venezolano fueran más históricos.

El tercera base de Detroit se convirtió en el primer jugador en la historia de Grandes Ligas en irse de 4-4 con tres cuadrangulares, cinco empujadas y cuatro anotadas en una derrota de su equipo.

"Por supuesto, nadie hubiera creído eso, pero desafortunadamente eso es lo que pasó", dijo el primera base de los Tigres, Prince Fielder. "Nunca piensas que vayas a perder. Siempre tienes la confianza de que vas a ganar, pero no se dieron los resultados."

Cabrera, reinante Jugador Más Valioso de la Liga Americana y viniendo de ganar la Triple Corona de bateo en el 2012, dio sencillo frente a Derek Holland en el primer inning y luego conectó jonrón de tres carreras con una distancia 453 pies en el tercero. Disparó un vuelacercas solitario en la quinta entrada y recibió una base por bolas intencional para llenar las bases en la sexta. En el octavo episodio dio otro bambinazo solitario.

Fue el segundo partido de tres jonrones en la carrera de Cabrera, siendo el primero el 28 de mayo del 2010. Se unió a Cecil Fielder (tres), Rocky Colavito (dos) y Bobby Higginson (dos) como los únicos jugadores en la historia de los Tigres en tener más de un juego de tres cuadrangulares.

Increíblemente, los Tigres también perdieron-5-4 ante los Atléticos-en el primer partido de Cabrera con tres jonrones. El venezolano es el octavo pelotero de la historia en dar tres batazos largos en una derrota más de una vez en su carrera. Le pasó a Johnny Mize cuatro veces y en dos ocasiones a Babe Ruth, Ernie Banks, Dave Kingman, Glenn Davis, Joe Carter y el dominicano Sammy Sosa.

En el 2013, Cabrera encabeza las Grandes Ligas con cuatro partidos de cuatro hits o más y llegó al lunes encabezando la Liga Americana en anotadas, hits, empujadas, promedio, porcentaje de embasarse, OPS (porcentaje de embasarse más slugging) y total de bases alcanzadas.

Con su juego del domingo, subió su promedio a .387-el más alto para un jugador de Detroit para el 20 de mayo desde 1979, cuando Steve Kemp bateaba .402 por los felinos.