Derek Jeter. (AP)

TAMPA, Florida, EE.UU. -- Derek Jeter, el capitán lesionado de los Yanquis, conserva las esperanzas de recibir aprobación para incrementar sus actividades en el béisbol la semana próxima.

El torpedero, que aún se está recuperando de una cirugía en el tobillo izquierdo efectuada luego de la temporada pasada, pasó el jueves su programa de rehabilitación de Nueva York a las instalaciones de ligas menores que tienen los Yanquis en Tampa, Florida.

Jeter volvió a atrapar pelotas la semana pasada, además del entrenamiento aeróbico que realiza bajo techo y la terapia física que recibe.

"No puedo hacer nada distinto hasta que vea al doctor, así que definitivamente no hay noticias", afirmó el pelotero. "Me gustaría hacer más, pero no puedo hasta que vaya al doctor".

Jeter, que cumplirá 39 años más adelante este mes, se someterá a una tomografía computarizada y será examinado a mediados de la semana próxima por el doctor Robert Anderson en Charlotte, Carolina del Norte. Los Yanquis han dicho que no podrá jugar hasta después del Juego de Estrellas a mediados de julio.

Jeter, que ha participado 13 veces en ese juego, se rompió el tobillo en el primer partido de la serie por el campeonato de la Liga Americana en octubre pasado, e insistió que estaría de vuelta en el primer encuentro de esta campaña. Pero se volvió a fracturar el tobillo mientras se rehabilitaba, lo cual demoró su regreso.

Por otro lado, el catcher venezolano Francisco Cervelli, que se rompió la mano derecha el 26 de abril, espera reanudar algunos entrenamientos limitados la semana próxima.