Justin Verlander.

CHICAGO - Justin Verlander y Jim Leyland a veces están en desacuerdo en cuanto a estrategia de pitcheo se refiere. Claramente, ése fue el caso el sábado.

Pero el lanzador y manager de los Tigres pueden partir en algo ahora: La velocidad de Verlander no es el motivo de sus problemas. En realidad, no lo ha sido desde hace mucho tiempo y el sábado fue un buen ejemplo de ellos.

La recta de Verlander el sábado en Kansas City tuvo un promedio de poco menos de 96 millas por hora, según los datos de Gameday de MLB.com y brooksbaseball.net. Cuando el derecho ha tirado sus mejores juegos, ha tirado para strike cerca del 70% de sus bolas rápidas. El sábado vs. los Reales-partido en que Verlander permitió ocho hits y seis carreras (cinco limpias) en 5.2 entradas-el lanzador tiró para strike 28 de sus 44 rectas, un 63.64%. Fue exactamente el mismo porcentaje que tiró por la zona de strike su cambio de velocidad.

Su pitcheos más rápidos estuvieron en el cuarto inning ante los Monarcas, entrada en la que llenó las bases dos veces y forzó una carrera con una base por bolas.

Parece un argumento viejo sugerir que Verlander ya no tira tan duro como antes. Es otra cosas ponderar si el veterano tiene el comando de siempre de sus pitcheos rápidos. De su parte, Leyland insinuó que Verlander está siendo demasiado cuidadoso con sus lanzamientos.

"Para mí está siendo un poco cuidadoso", afirmó el manager, enfatizando que era una opinión muy particular. "No está siendo agresivo con su material y está lanzando con demasiado cuidado. Esa es sólo una observación mía."

"Bueno, no estoy preocupado por su recta", dijo el receptor de los Tigres, Alex Avila. "Cuando está tirándola con buen comando, (la oposición) no está haciendo buenos swings. Y cuando lo hacen, no le están dando bien. La verdad es que (los contrarios) no han hecho buenos swings a su recta.

"Lo importante es asegurar irse arriba en los conteos, pero fulminarlos con el mismo punto de soltar la bola."