Miguel Cabrera. (AP)

DETROIT -- Miguel Cabrera mostró una sonrisa juguetona, casi infantil, cuando los periodistas lo presionaron para que explicara cómo ha alcanzado cifras que sólo comparten algunas leyendas del béisbol.

"Es magia", explicó el venezolano, sentado frente a su casillero y rodeado por un grupo de reporteros.

Ni siquiera quienes miran diariamente los juegos de los Tigres pueden describir fácilmente lo que está haciendo Cabrera. A los rivales, no les queda otra opción que maravillarse.

Cabrera se está ganando un lugar en la historia de las Grandes Ligas.

Pese a su medio siglo de experiencia en el béisbol profesional, el piloto de los Tigres, Jim Leyland, dice que no recuerda haber visto nunca que alguien realizara las cosas que está haciendo Miguel Cabrera.

La razón es sencilla: nadie lo ha hecho.

Cabrera es el único pelotero en la historia de las mayores que a los 30 años y cuatro meses ha acumulado al menos 1.962 hits, 410 dobles, 361 jonrones y 1.243 empujadas, según la empresa de estadísticas STATS LLC.

El toletero, ganador de la Triple Corona el año pasado, podría pasar a la historia como el primer jugador que encabeza la liga en promedio al bate, jonrones e impulsadas dos temporadas seguidas.

Solo Ted Williams y Rogers Hornsby han ganado dos veces la Triple Corona, pero no en forma consecutiva. Williams lo hizo en 1942 y 1947 y Hornsby en 1922 y 1925.

El antesalista de Maracay, quien fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en la campaña anterior, lidera las mayores con un promedio de .360 y 120 empujadas. Lleva 40 jonrones y solo Chris Davis, de Baltimore, lo supera en ese departamento, con 45.

Lo más notable es que Cabrera ha logrado todo eso pese a varias dolencias que le han obligado a perderse algunos juegos. El lunes, los Tigres y Cabrera tuvieron un día de necesario descanso.

"Es el mejor pelotero de la actualidad", reconoció el manager de los Reales de Kansas City, Ned Yost. "Tan sencillo como eso".

Quizás lo es, pero no le resultará fácil rebasar a Davis para hacerse otra vez de la Triple Corona.

Con su logro del año pasado, Cabrera fue el primer toletero en ganar la Triple Corona desde 1967, cuando ésta quedó en manos de Carl Yastrzemski, de Boston.

Cabrera tuvo en 2012 un promedio de .330, con 44 jonrones y 139 producidas por los Tigres, que se coronaron en la División Central de la Liga Americana. Ahora, parece un hecho que Cabrera rebasará su total de bambinazos del año pasado, pero ni con 45 superaría a Davis.

El toletero está conectando lanzamientos que deberían ser inalcanzables: rectas cortadas que van varios centímetros adentro o afuera; bolas que se quedan muy arriba o abajo.

Bruce Chen no había perdido en la temporada hasta que le tocó enfrentar a Cabrera el domingo. El venezolano encontró el primer lanzamiento del panameño y envió la pelota por encima de la cerca del jardín izquierdo, un día después de que resolvió un duelo con un cuadrangular por el bosque derecho.

En el tercer inning, el lanzador zurdo no quería dar a Cabrera otro lanzamiento conectable, y pensaba que le había tirado una buena pelota. Pero Cabrera la volvió a encontrar, para un sencillo productor.

"Yo pensé `¡hey, es un buen lanzamiento, no pasará por encima del plato!'", recordó Chen. "Pero él lo bateó como si yo lo hubiera puesto justo en el centro".

El piloto y los compañeros de Cabrera dicen que, de algún modo, el cañonero sabía lo que Chen le lanzaría. Así, el canalero se convirtió en el pitcher más reciente que naufraga en sus intentos por dominar a un bateador que parece encaminado al recinto de los inmortales.

"Es como si les leyera la mente", dijo Leyland. "Los he visto cuando intentan dominarlo con lanzamientos pegados y, de pronto, él eleva la pelota y la pone en las butacas del jardín izquierdo. Los he visto tirarle afuera, y él saca la pelota por el jardín derecho. Parece sobrenatural la forma en que él puede adivinar el lanzamiento que viene".

El domingo, en el triunfo por 6-3 de los Tigres sobre Kansas City, Cabrera se unió a Babe Ruth y Jimmie Foxx, como los únicos bateadores desde 1921 que han pegado al menos 40 vuelacercas, han remolcado al menos 120 carreras y han bateado para un mínimo de .350 en los primeros 116 encuentros de la campaña.

Cabrera es además miembro de otro club exclusivo, con Foxx y el dominicano Albert Pujols. Sólo ellos han ostentado un promedio de .320 y un mínimo de 350 jonrones a los 30 años y cuatro meses, según STATS.