Félix Doubront. (AP)

BOSTON - Los mayores aplausos del martes en el Fenway Park fueron por el enorme cuadrangular de Mike Napoli y los batazos de Shane Victorino (siete empujadas), pero lo más importante fue lo que viene sucediendo en el montículo-donde los Medias Rojas han dominado últimamente.

El bateo ganará muchos juegos en el transcurso de una temporada. Pero al acercarnos a septiembre, el pitcheo se convierte en la faceta del juego a observar, porque es lo que más gana los campeonatos.

El motivo por el que los Medias Rojas tienen posibilidades de clasificar para los playoffs por primera vez en cuatro años es que por fin tienen el pitcheo abridor para hacerlo.

Durante toda la temporada, la rotación abridora ha sido sólida. Últimamente, se visto espectacular.

En los últimos siete juegos de los Medias Rojas, sus abridores tienen efectividad de 1.36, permitiendo ocho carreras limpias en 53.0 innings. Cada pitcher iniciador ha concedido dos carreras o menos en ese trecho.

"Saben hacer los ajustes sobre la marcha y ver qué están haciendo los equipos contrarios", dijo el coach de pitcheo de Boston, el boricua Juan Nieves. "Saben lo que se espera de ellos y que esperamos lo mejor en cada oportunidad. Obviamente, están dando la cara".

El martes le tocó al venezolano Félix Doubront, quien mantuvo en cuatro hits y dos carreas a un peligroso lineup de Baltimore en 6.2 entradas, ayudando a los Medias Rojas a una victoria fácil sobre los Orioles.

"Es buenísimo", dijo Doubront. "Cada vez que veo a estos muchachos, los veteranos como (John) Lackey, Jonny (Lester), (Jake) Peavy, pues ellos me dan más confianza. Llevan mucho tiempo (en Grandes Ligas). Simplemente quiero hacer lo mismo, dar lo mejor de mí y mantenerme en salud".

Faltando 29 partidos en la temporada regular, Boston le lleva ventaja de 2.5 juegos a Tampa Bay en el Este de la Liga Americana.

En los últimos 13 encuentros de Boston, sus abridores llevan efectividad de 2.75, permitiendo dos carreras o menos en 11 ocasiones.

Aunque el elenco ha sido casi el mismo durante toda la campaña, Peavy llegó vía un cambio con los Medias Blancas el 30 de julio y ha causado un impacto quizás todos los días-no sólo los que le toca lanzar.

"Sé que Jake Peavy les ha inyectado un espíritu competitivo a los muchachos que están aquí", dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell. ¿Puede ser contagioso eso? ¿Puede haber competencia interna? Algo que sí sé es que él da el ejemplo y creo que eso le da confianza al que le sigue".

Hay que tomar en cuenta que la buena racha reciente de la rotación ha sido sin la participación de Clay Buchholz (9-0, EFE de 1.71)-algo que la hace más impresionante aun.

Buchholz lleva fuera de acción por lesión desde el 9 de junio, pero se espera que retorne después de dos salidas de rehabilitación en liga menor.

Mientras tanto, Peavy, Lester, Doubront Lackey y Ryan Dempster, quien lanzará el viernes por primera vez desde que fue suspendido por el bolazo que le propinó a Alex Rodríguez, tratará de mantener el ritmo.

"Queremos que estén ahí durante siete u ocho innings", dijo Nieves. "Queremos pitchar más que el oponente. Esa es la clave".

La semana pasada en San Francisco, Lester caminaba hacia el dugout de Boston luego de completar la octava entrada y le gritó a Farrell, "Voy a terminar este juego".

Aunque el zurdo abandonó el partido con un out en el noveno, el espíritu competitivo de esa noche habló mucho de la mentalidad de la rotación de los Medias Rojas.

Otro ejemplo de ello se vio el martes. En la primera parte del tercer episodio, los Orioles llenaron las bases sin outs. Doubront dio una base por bolas para forzar una carrera, con Manny Machado, Chris Davis y Adam Jones listos para hacer más daño.

Pero Doubront provocó un elevado de sacrificio y un fly a tercera, antes de conseguir el tercer out por la vía del ponche. Boston perdía por una sola carrera, 2-1.

"Eso fue rápido", dijo Doubront. "Lo más importante ahí fue limitar el daño y le tiré duro a Davis y a Jones. Pude sacar los outs, limitar el daño y continuar con mi juego".

Los abridores de los Medias Rojas llevan efectividad colectiva de 3.81; sólo los de los Tigres han lanzado mejor en la Liga Americana.

"Sí, nuestros abridores han estado ahí desde el Día Inaugural", dijo el jardinero de Boston, Jonny Gomes. "Siempre digo que el pitcheo abridor ayuda a generar ofensiva. Cuando tienes la oportunidad de quedarte en el dugout y hablar de los planes contra el pitcher contrario, en vez de tener que salir a jugar defensa…lo viste otra vez (el martes). El pitcheo abridor genera ofensiva".

Y para finales de octubre, los Medias Rojas esperan poder decir que el pitcheo abridor genera campeonatos, algo que los fanáticos de Boston vieron tanto en el 2004 como el 2007.