Aramis Ramírez

El antesalista dominicano de los Cerveceros, Aramis Ramírez, se sintió un poco más tranquilo al poder entrar al último juego de la campaña como bateador emergente. Al menos pudo decir que llegó a la temporada muerta en salud.

Ramírez estuvo limitado esta campaña debido a un esguince en la rodilla izquierda. Cuando se lesionó al deslizarse a la intermedia en un encuentro de Entrenamientos de Primavera en marzo, Ramírez tenía la esperanza de superar la dolencia antes del Día Inaugural.

Sin embargo, solamente pudo batear .283 con 12 jonrones y 49 impulsadas en 92 partidos, sus menores estadísticas desde el 2009, año que fue acortado por una molestia en el hombro.

"Le dije al manager que quería entrar al juego antes de ir a casa", expresó Ramírez. "Ha sido duro para mí y para el equipo. Aunque jugamos bien en los últimos encuentros, la meta era estar en la pelea".

Ramírez piensa que Milwaukee "no está muy lejos" de regresar a la contienda, aunque se encuentran en una dura División Central de la Liga Nacional que envió tres equipos a la postemporada. Ramírez, quien ganará US$16 millones la próxima temporada en su último año bajo contrato con Milwaukee, podría ser una pieza clave de un repunte.