Julio Teherán.

ATLANTA - Para el 2010, un Julio Teherán de 19 años de edad ya se había establecido como uno de los mejores prospectos en el béisbol. Para los Bravos, el derecho colombiano representaba el futuro.

A sus 20 años, ya Teherán estaba en Grandes Ligas, pero de un momento a otro bajó a tierra. Tuvo muchas dificultades en el inicio de su carrera como ligamayorista, algo común entre lanzadores de su edad. Sus problemas continuaron durante la siguiente temporada a medida de que fue dependiendo más y más de su recta, la cual perdió velocidad mientras el joven lanzador intentaba corregir su mecánica.

Igual de repente, Teherán volvió a lucir este año como el talentoso serpentinero que siempre se le consideró. Su recompensa es el voto de confianza de los Bravos, que le entregarán la bola el domingo para el Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Nacional contra Hyun-Jin Ryu y los Dodgers en Los Angeles. Con la serie empatada a una victoria por bando, Teherán tiene la oportunidad de poner a los Bravos a un triunfo de avanzar a la Serie de Campeonato de la L.N.

"Durante toda su carrera en ligas menores, ha sido un prospecto", dijo el relevista de los Bravos, el venezolano Luis Avilán, recientemente acerca de Teherán. "Este año, luce diferente. Parece que por fin entiende que está lanzando en Grandes Ligas y sabe lo que se tiene que hacer en cada partido".

Teherán atribuye su mejoría en parte a una conversación que tuvo con el quisqueyano Pedro Martínez durante la pelota invernal en la República Dominicana.

"Dijo que tienes que mantenerte en el juego y lanzar con la mente, no sólo con tu habilidad física", manifestó Teherán en los entrenamientos. "Eso es lo que he tratado de hacer en los partidos después de hablar con él".

Haya sido por los consejos de Martínez o por otros motivos, Teherán se reportó a los entrenamientos como un pitcher muy diferente y se ganó el puesto de quinto abridor al irse de 3-1 con promedio de carreras limpias de 1.04 y 35 ponches en 26 innings de labor en la pretemporada. Tuvo algunas dificultades el principio de la campaña regular, pero éstas desaparecieron a finales de abril.

Del 23 de abril hasta el fin de la temporada regular, Teherán tuvo marca de 14-8 con efectividad de 2.81 y estuvo a la par de Kris Medlen y Mike Minor.

"Julio Teherán llegó como nuestro quinto abridor este año y ha sido uno de nuestros mejores abridores", dijo Minor. "Tiene un material dominante. Puede convertirse en un as".