Jon Lester. (Charles Krupa/AP)

BOSTON - Al igual que los Medias Rojas como equipo, a nivel individual el 2012 fue una decepción para el zurdo de Boston, Jon Lester.

Y tal como se repusieron los Patirrojos en esta campaña bajo el mando del nuevo dirigente John Farrell, Lester recuperó la forma en el 2013 como as de una escuadra que tuvo la mejor marca de la Liga Americana y que ha avanzado a la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Tigres de Detroit.

Ahora el lanzador de 29 años se prepara para abrir el Juego 1 de dicha serie el sábado ante los felinos en el Fenway Park, en un duelo con el diestro venezolano Aníbal Sánchez.

"Cuando tienes un año como (el 2012), tienes que evaluar lo que no te salió bien", dijo Lester, quien tuvo marca de 9-14 y efectividad de 4.82 en aquella temporada perdida de los Medias Rojas. "Obviamente hubo mucho que no salió bien. Una vez haces eso, tienes que dejarlo atrás. Tienes que tener la mentalidad de que fue una sola temporada".

Efectivamente, al igual que el resto de la rotación de Boston-la cuarta mejor de la Americana en la recién concluida campaña regular con 3.84 de promedio de carreras limpias-Lester volvió a ser el de antes bajo la tutela de Farrell, su antiguo coach de pitcheo aquí, y el nuevo instructor de los lanzadores, el boricua Juan Nieves.

Después de registrar 15-8 con 3.75 y 177 ponches en 33 aperturas y 213.1 entradas, Lester arrancó de manera brillante la postemporada en el Juego 1 de la Serie Divisional con apenas dos carreras y tres hits permitidos al adjudicarse la victoria sobre los Rays.

"Es un gran competidor", dijo Farrell acerca del zurdo, quien lleva efectividad de 2.54 de por vida en nueve presentaciones de postemporada. "Trabaja duro en los cuatro días antes de sus aperturas. Es buen pensador, y creo que eso le permite lograr un alto nivel de concentración y mantenerlo cuando está en el montículo".

En dos salidas vs. los Tigres este año, Lester sacó resultados mixtos, aunque tuvo marca de 2-0.

El 21 de junio en Detroit, permitió nueve hits (incluyendo dos jonrones) y cinco carreras en 5.2 episodios, en un triunfo de Boston por 10-6. El 3 de septiembre fue mucho mejor para el zurdo aquí en el Fenway. Ese día Lester concedió una sola vuelta y ponchó a nueve bateadores al ganarle un duelo por 2-1 al as de los Tigres, Max Scherzer.

"Él y (el receptor) David Ross se combinaron y ejecutaron un plan de juego que fue exitoso", comentó Farrell al referirse a aquel partido. "Ese fue un juego que nos indicó que él podía llevarnos durante el mes de octubre".

Lester también recuerda el tremendo ambiente de esa noche, que fue parte de una serie en que Boston se llevó dos de los tres encuentros.

"Fueron muchas cosas-ir contra Max Scherzer, quien probablemente gane el Cy Young este año…fue una gran serie para nosotros", dijo el oriundo del estado de Washington. "Se sentía como que, 'Hey, tenemos la oportunidad de jugar contra ellos en un mes, así que vamos a poner el tono ahora'".

EL RETO DEL LINEUP FELINO
Los Tigres vienen de anotar apenas 17 carreras en cinco juegos de su Serie Divisional contra Oakland, con promedio de .235, porcentaje de embasarse de .299 y tres cuadrangulares.

Se sabe que el venezolano Miguel Cabrera se ha visto limitado por los dolores en la ingle, la cadera y el abdomen, pero siempre es peligroso enfrentar un ataque que cuenta con bateadores como él, su compatriota Víctor Martínez, Prince Fielder y Torii Hunter. Cabrera dio su primer jonrón (que también fue su primer extrabase) desde el 17 de septiembre el jueves en el decisivo Juego 5 en Oakland. Además, está de regreso el dominicano Jhonny Peralta, quien brindó un gran impulso a la ofensiva de Detroit vs. los Atléticos.

Lester sabe que la tarea no será nada fácil. "Obviamente es un lineup bien difícil", dijo. "Hemos visto juegos en que anotan mucho y otros que no tanto. Pero aun cuando no batean tanto, siguen siendo outs difíciles.

"Eso es lo que creo que los hace similar a nosotros. Sabes que no vas a tener tres outs 'paseando'. Sabes que no van a 'regalar' los turnos".

Entonces, la fórmula será la misma de costumbre para frenar los bates de la tropa del manager Jim Leyland.

"Hay que estar bien afinado, desde el primer pitcheo hasta que sales del juego", manifestó Lester. "Hay que tratar de ejecutar abajo en la zona. Hay que mantener la bola dentro del parque; eso es clave.

"Si llegan a darle a lanzamientos altos en la zona, la esperanza es que hayas mantenido a los otros fuera de circulación, para que sean simplemente jonrones solitarios".