Xander Bogaerts. (Charles Krupa/AP)

BOSTON - Al ser colocado de antesalista titular y séptimo bate en el orden ofensivo para el Juego 1 de la Serie Mundial por los Medias Rojas ante los Cardenales, el arubeño Xander Bogaerts se convirtió en el jugador más joven en la historia del equipo de Boston en iniciar un partido del Clásico de Otoño.

Con 21 años y 22 días, Bogaerts ha quebrado la marca que estaba en manos de nada más y nada menos que Babe Ruth, quien fue pitcher abridor de los Medias Rojas en la Serie Mundial de 1916 a sus 21 años y 246 días de nacido.

Bogaerts, instalado en la titularidad de la tercera base desde el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra Detroit, lleva de 6-3 en esta postemporada y porcentaje de embasarse de .727 en 11 veces al plato, con tres dobles, cinco bases por bolas, siete anotadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.727.

"No es el típico pelotero de 21 años", dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell. "Hemos hablado mucho del aplomo, la presencia y la compostura con los que juega. Es un joven bastante especial".

Lo que más ha llamado la atención ha sido la disciplina en el plato de parte de Bogaerts, sobre todo en momentos de mucha presión en esta postemporada.

"Siempre llega con calma, bajo control", dijo el coach de bateo de Boston, Greg Colbrunn. "Va al plato con confianza y confía en su zona de strike. Ve la bola y confía en lo que ve, confía en sus ojos".