Billy Beane. (Reinhold Matay/AP)

Billy Beane no llegará a las Reuniones Invernales la próxima semana sino hasta el lunes en la noche y tiene previsto regresar a casa tan pronto como el miércoles.

Al vicepresidente y gerente general de los Atléticos no le quedan muchos pendientes por resolver este invierno.

Para Beane, ahora es cuestión de estar atento por si se presenta algún movimiento irresistible y esperar el comienzo de los entrenamientos. El club de Oakland espera que, con los ajustes que le hicieron a su roster. pueda coronarse campeones del Oeste de la Liga Americana por tercera temporada consecutiva y avanzar a la Serie Mundial por primera vez desde 1990.

"Estoy muy contento con este equipo", dijo Beane.

¿Y quién no lo estaría?

Ante la partida del abridor dominicano Bartolo Colón, Beane acordó por dos años y US$24 millones con el zurdo Scott Kazmir.

Beane ya reemplazó al cerrador Grant Balfour--otro jugador que decidió probar suerte el mercado--al adquirir en un canje con Baltimore a Jim Johnson, quien encabezó las Grandes Ligas en rescates las últimas dos temporadas. También hizo más profundo el bullpen al agregar a Luke Gregerson de San Diego.

Beane halló un jardinero con velocidad en Craig Gentry, a quien adquirió de Texas para que comparta el rol de guardabosque derecho y le brinde protección a Coco Crisp en el jardín central.

Y aún existe la posibilidad de que Beane traspase al zurdo Brett Anderson, quien fue el abridor del club para el Día Inaugural del 2013.

Aun con Anderson en el roster, la contratación de Kazmir y el aumento de aproxidamante $10 millones que recibiría Johnson mediante el arbitraje salarial, Beane cree que no habrá un incremento dramático en la nómina del equipo.

"Probablemente haya habido un aumento de apenas $5 millones", dijo Beane. "Cuando tienes a jugadores jóvenes que producen, puedes pagar de más para llenar otros huecos".

Pero todo tiene un precio. En los últimos cinco meses, el club se ha desprendido de sus primeras selecciones de los drafts amateur del 2007 al 2010.

Tras avanzar a la postemporada cinco veces en las primeras siete campañas del siglo 21, Oakland tuvo cinco temporadas consecutivas sin un récord ganador antes de capturar el banderín de su división en años consecutivos.

Es por eso que Beane decidió adquirir a un cerrador probado, algo que no había hecho en sus 16 campañas como gerente general de Oakland. En ese tramo, nueve lanzadores distintos han encabezado al club en rescates.

Y no se debe subestimar el impacto que podría tener Gregerson, quien cumplirá los 30 años de edad en mayo. Durante los últimos cinco años, Gregerson ha sido uno de los preparadores de mesa más consistentes del béisbol. En 363 presentaciones de por vida, su promedio de carreras limpias es de 2.88.

Pero siempre existen riegos. Para los Atléticos, comienzan con el contrato de dos años que le dieron a Kazmir, quien del 2009 al 2012 registró marca de 19-24 en Grandes Ligas con promedio de carreras limpias de 5.54. El zurdo lanzó apenas 1.1 innings en la Gran Carpa en el 2011 y pitcheó en una liga independiente en el 2012 antes de revivir su carrera como ligamayorista con los Indios esta temporada.

Kazmir tuvo foja de 10-9 con efectividad de 4.04 por los Indios en el 2013. Hizo 29 aperturas por la Tribu, en las cuales promedió apenas 5.4 entradas de labor.

No obstante, Kazmir fue mejorando a medida que fue avanzando la temporada. Su efectividad mejoró de 4.60 en la primera mitad de la campaña a 3.38 después del receso del Juego de Estrellas. En el mes de septiembre, otorgó apenas cuatro boletos y ponchó a otros 43 en 28 innings de labor.