LEESBURG, Virginia - En los últimos años, los Yankees han contado con varios prospectos de alto perfil en la receptoría.

Nombres como el venezolano Jesús Montero, Austin Romine y J.R. Murphy se han hecho sentir en liga menor, pero hasta ahora han faltado los resultados a nivel de Grandes Ligas. (Romine y Murphy permanecen en el roster de 40 de los Bombarderos del Bronx, mientras que Montero fue cambiado a Seattle hace dos años y aún no despega en el equipo grande de los Marineros).

El próximo en fila dentro del sistema de los Yankees se trata del joven Gary Sánchez, el prospecto número 1 de Nueva York el año pasado y el número 2 entre todos los cátchers del béisbol.

El dominicano de 21 años recién cumplidos empezará su quinta temporada como profesional en el 2014, probablemente a nivel de Doble-A. Su desarrollo en los Yankees ha sido notable, pero al hablar del futuro de la receptoría en el Bronx hay un tema inevitable: La firma por cinco años del veterano estelar Brian McCann durante este invierno.

"Que hayan firmado a Brian McCann, eso no tiene que ver en que yo me desanime ni nada de eso", dijo Sánchez durante el Rookie Career Development Program para los jóvenes en la cúspide de las Grandes Ligas. "Yo lo que tengo que hacer es seguir haciendo mi trabajo, haciendo lo que ellos me dicen y ellos decidirán lo que van a hacer conmigo".

Firmado por US$3 millones por los Yankees en el 2009, Sánchez ha cumplido con las expectativas hasta ahora. En cuatro años de liga menor, ha bateado .275 con porcentaje de embasarse de .342 y slugging de .468, para un sólido OPS (embasarse más slugging) de .810.

A la defensa, el consenso es que le falta algo de trabajo detrás del plato, pero que el desarrollo ha sido más que aceptable.

Ahora, de cara al 2014, la meta es seguir progresando y tal vez poder impactar a nivel de Triple-A.

"Este año quizás empiece en Doble-A y no sé dónde termine", dijo Sánchez al respecto. "Ellos decidirán lo que van a hacer conmigo, si me van a dejar en Doble-A el año entero, o Triple-A.

"Pero yo me voy a mantener trabajando fuerte y haciendo todas las cosas bien hasta que ellos decidan lo que vayan a hacer".

Cuando Sánchez recibió la alta suma de US$3 millones con tan sólo 16 años, se pudo haber pensado que la presión podía alterarlo ante las tantas expectativas. Pero hasta ahora el oriundo de Santo Domingo ha sabido manejarse bastante bien en ese sentido.

"Que me den US$3 millones, eso nunca me ha afectado", expresó. "Yo lo que quiero es seguir jugando pelota porque más para adelante, ya habrá más dinero de US$3 millones. Entonces, yo en lo que me he enfocado es seguir trabajando y lograr llegar a Grandes Ligas, hacer un buen trabajo y mantenerme allá".

Y claro, ésa es la meta, sin importar la situación de los Yankees ahora mismo en cuanto a la receptoría se refiere.

"Yo me voy a mantener trabajando fuerte y haciendo todas las cosas bien, hasta que ellos decidan lo que vayan a hacer", manifestó Sánchez. "No puedo venir y echarme para atrás ahora, porque esto sigue todavía. Uno nunca sabe".