Tony Clark. (Richard Drew/AP)

NUEVA YORK -- El nuevo jefe del sindicato de peloteros, Tony Clark, dijo que los jugadores de Grandes Ligas no aceptarán rescindir sus contratos como parte de sanciones por violaciones del reglamento antidopaje.

Clark, que asumió el cargo de director ejecutivo del sindicato tras la muerte en noviembre de Michael Weiner, espera que haya negociaciones sobre enmiendas al convenio antidopaje antes del comienzo de los campos de entrenamiento primaverales. El comisionado Bud Selig propuso en marzo pasado castigos más severos por casos de dopaje, pero Weiner indicó que el sindicato no contemplaría enmiendas hasta 2014.

"Me atrevería a conjeturar que aunque hay preocupación por varias cosas, nunca terminaremos con una situación en la que el contrato de un jugador sea rescindido", dijo Clark el miércoles en una entrevista con la AP en las oficinas del gremio.

Clark adelantó que los jugadores aprobarán antes del inicio de la próxima temporada la prohibición de los choques en el plato y un aumento en el uso de las repeticiones instantáneas, que también requiere un acuerdo entre Grandes Ligas y el sindicato de umpires.

Desde el inicio de la campaña de 2006, el convenio antidopaje de Grandes Ligas contempla suspensiones de 50 partidos para los que tengan un primer resultado positivo, 100 partidos por una segunda violación, y de por vida por una tercera. El antesalista de los Yanquis, Alex Rodríguez, fue suspendido por toda la temporada de 2014 basado en una cláusula de "causa justa" sin un resultado positivo.

Algunos peloteros favorecen la postura de Selig de castigos más severos, y algunos hablaron cuando los jugadores que fueron suspendidos por 50 partidos se convirtieron en agentes libres y firmaron jugosos contratos.

"Sales ganando si haces trampa... gracias, dueños, por fomentar el uso de PED (sustancias controladas para mejorar el rendimiento)", tuiteó en noviembre el pitcher de Arizona, Brad Ziegler, después que el torpedero dominicano Jhonny Peralta firmó un contrato por cuatro años y 53 millones de dólares con San Luis.

"Aparentemente ser suspendido por PEDs significa que te aumentan el sueldo. ¿Qué evita que alguien lo haga? (hash)tenemosquecambiarlascosas", tuiteó el pitcher David Aardsma.

"Diría que la preocupación existe desde antes. Creo que esta vez fue expresada de una forma distinta", señaló Clark. "Tenemos muchos jugadores que son muy apasionados sobre este tema, y cuando le sumas el factor de las redes sociales, los jugadores están dispuestos a dar su opinión. Creo que eso es fantástico".

Aunque los peloteros no reciben sus salarios mientras están suspendidos por dopaje, los equipos no pueden alterar las garantías por el resto de los contratos. En un comunicado el fin de semana pasado, Rodríguez argumentó que su suspensión es "el primer paso de Grandes Ligas para eliminar los contratos garantizados en la negociación laboral de 2016, (e) implementar suspensiones vitalicias por una sola violación del reglamento antidopaje".

A diferencia del convenio laboral, el reglamento antidopaje es revisado todos los años por las partes involucradas.

"Estamos contemplando tener discusiones con Grandes Ligas en algún momento antes que empiecen los campos de entrenamientos, para ver si hay algo que podamos hacer juntos para mejorar el programa (antidopaje)", expresó Clark.