México y R.D. se vuelven a ver las caras, ahora en la semifinal.

ISLA DE MARGARITA, Venezuela - Por segundo año consecutivo, la representación mexicana se medirá a un equipo dominicano en un juego de vida o muerte en la Serie del Caribe.

El jueves-a 363 días de los Yaquis de Obregón haber vencido a los Leones del Escogido en la final del Clásico Caribeño en México, los Naranjeros de Hermosillo chocarán con los Tigres del Licey en la primera semifinal en la historia del evento.

El que salga airoso pasará a la final del sábado, a disputarse ante el ganador de la segunda semifinal del viernes entre los Indios de Mayagüez (Puerto Rico) y los Navegantes del Magallanes (Venezuela).

"Esa es la razón de estar aquí", dijo el manager del Licey, José Offerman, sobre el reto del jueves vs. México. "Vinimos a dar la mejor competencia posible, así que los muchachos estamos todos preparados para empezar la pelea".

Ambos equipos terminaron la fase regular de la Serie con marca de 2-2.

El miércoles chocaron estos mismos conjuntos, saliendo con la victoria por 7-6 los dominicanos gracias a una gran labor monticular del abridor Claudio Vargas y dos cuadrangulares de Eugenio Vélez.

Para el jueves está señalado para abrir por los Tigres el cubano Yunesky Maya, firmado a un pacto de liga menor por los Bravos de Atlanta este invierno. El derecho empezó bien su primera salida de la Serie el sábado ante Puerto Rico, pero se le acabó la gasolina en la quinta entrada y terminó permitiendo cinco carreras limpias en 4-1 innings.

Del lado de México, la situación pinta un poco menos sencilla: Alfredo Aceves es el señalado para iniciar por los Naranjeros, pero el miércoles el dirigente del equipo, Matías Carrillo, reveló que el derecho había sentido un ligero dolor en la parte inferior de la espalda. Aunque Carrillo afirma que Aceves sigue siendo su pitcher para el jueves y que "Gracias a Dios está bien", de todas maneras tomó la precaución de tener descansado a Salvador "Chava" Robles en caso de no poder lanzar Aceves.

El derecho mexicano, quien busca colarse con los Orioles de Baltimore este año, lanzó 7.0 entradas sólidas el sábado ante Villa Clara. En ese partido vs. Cuba, Aceves permitió cinco hits y tres carreras para adjudicarse la victoria.

En cuanto a ofensiva se refiere, México y la República Dominicana estuvieron bien parejos en la ronda eliminatoria. Llevan la mayor cantidad de carreras del torneo, 24 y 23, respectivamente, además tener cinco cuadrangulares cada uno.

Si hay un aspecto que Carrillo quiere dominar en particular ante los dominicanos es la defensa. Los Naranjeros cometieron errores en cada uno de sus primeros tres compromisos en Margarita, antes de jugar sin pifias vs. Dominicana el miércoles.

El capataz de México quiere que así sea el jueves también.

"Hay que tener mejor defensiva", dijo Carrillo. "Darle un chance así a un equipo como República Dominicana o cualquier equipo aquí es peligroso".

De su parte, algo preocupante para Offerman podría ser el relevo de su equipo, que permitió 10 carreras limpias en los primeros cuatro partidos del Licey.

Sin embargo, el capataz se expresó tranquilo ante tal situación luego de su victoria sobre México el miércoles-cuando el bullpen quisqueyano concedió seis vueltas, cinco de ellas merecidas.

"Sé el bullpen que tengo y el motivo del porqué pasaron las cosas", dijo Offerman. "Usamos a unos lanzadores que han tenido poca participación al final de los juegos. Con una ventaja de 6-0 no había que arriesgar los brazos que han estado día a día".