Marco Scutaro. (Marcio Jose Sanchez/AP)

SCOTTSDALE, Arizona -- Los problemas que limitaron al intermedista venezolano Marco Scutaro a 127 juegos el año pasado no bastaron para afectar el optimismo y gusto del pelotero por el béisbol.

Scutaro llegó el martes a la sede de los entrenamientos de pretemporada de los Gigantes de San Francisco y anunció que tiene toda la intención de jugar la temporada completa.

"Quiero llegar al punto en que haga todo cada día y esté listo para el siguiente", manifestó Scutaro. "Quiero estar listo para los 162 juegos".

Un problema de espalda y otro ocasional de cuello afectaron al venezolano durante toda la campaña de 2013. Después, una lesión en el meñique de la mano izquierda abrevió su temporada. El dedo no luce bien todavía --se dobla en lugares donde no debería haber flexión--, pero el camarero puede sujetar el bate sin sentir dolor. También su espalda está mejor, en comparación con la molestia que presentaba el año pasado. Sin embargo, Scutaro y los Gigantes quieren avanzar con tiento en la pretemporada.

"No quiero hablar de cierto número de días", dijo el manager de San Francisco, Bruce Bochy. "Avanzaremos desde donde está y veremos cómo se siente".

Scutaro volvió a la alineación una semana después de ser golpeado por un lanzamiento del relevista de los Piratas, Tony Watson, el 11 de junio. Debió modificar su forma de sujetar el bate, lo que derivó en más problemas, pero con el dedo anular. "Tuve más problemas con el anular, porque no estaba usando el meñique", dijo Scutaro. "Todo se agravó, pero ahora estoy bien".

Se le insertó un clavo en el dedo en septiembre, a fin de mantener rígidas las articulaciones tras una operación que corrigió un daño en un tendón.

Scutaro atendió también sus problemas de espalda y realizó labor de gimnasio para fortalecerse. Continuará su rutina durante el campamento.

"En el primer par de semanas nos concentraremos en fortalecer mi espalda", dijo. "Era algo muy difícil de entender. Me iba a dormir, sintiéndome bien, y despertaba con la espalda rígida. Era muy molesto".

Aun así, Scutaro bateó para .297 la temporada anterior y fue elegido por primera vez para el Juego de Estrellas. No le gustó cómo jugó a la defensiva y espera hacer algunos ajustes.

"Atribuyo algunos de sus problemas a su situación física", dijo Bochy. "Su cuello y espalda le dieron molestias. Es ya bastante difícil jugar cuando estás al 100%". Scutaro, el héroe de la postemporada de 2012 para los Gigantes, dijo que sus dedos lesionados no le duelen cuando juega a la defensiva. .