Angel Pagán. (Marcio Jose Sanchez/AP)

SCOTTSDALE, Arizona - El boricua Angel Pagán se reportó a los entrenamientos de los Gigantes lleno de energía pero a la vez más musculoso. Se trata de la combinación ideal para el primer bate, quien se perdió la mayor parte de la campaña anterior con una lesión en la corva izquierda por la que tuvo que ser operado.

Pagán dijo que hizo ejercicios de estiramiento y de agilidad durante la temporada baja con el fin de mantener flexibles las piernas. Sus brazos también lucen más llenos.

"Trabajé para fortalecerme sin perder la esencia de mi juego, que es la velocidad", dijo el puertorriqueño. "Lo hice porque uno baja mucho de peso en los entrenamientos. Quería echarle suficiente gasolina al tanque para toda la temporada".

El resto de los Gigantes parece estar en forma, lo cual no sorprende a Pagán.

"Sabía que todo el mundo iba a llegar en forma porque somos un equipo ganador y tenemos que volver a tener esa actitud", manifestó el jardinero. "El año pasado sucedió, aprendimos de eso y no queremos pasar por lo mismo. Todo empieza aquí en los entrenamientos. Tenemos que trabajar para convertirnos en un equipo campéon".