Ramón Hernández. (Christian Petersen/GettyImages)

SURPRISE, Arizona -- El venezolano Ramón Hernández ha llegado a los entrenamientos primaverales de los Reales con un buen historial para ser el suplente de su compatriota Salvador Pérez.

En sus 15 años en las Grandes Ligas, Hernández tiene 1,526 partidos de experiencia; ha participado en seis postemporadas con los Atléticos, Padres y Reales; fue convocado al Juego de Estrellas en el 2003 y también tiene un promedio de .319 en el Kauffman Stadium.

También tiene 37 años de edad y se ausentó por gran parte de la temporada pasada, pero eso no le ha impedido al veterano entrar en competencia con el dominicano Francisco Peña, Brett Hayes y Adam Moore.

"Tiene bastante experiencia, hasta ahora ha lucido bien. Él y Brett Hayes han tenido un buen comienzo de pretemporada. Todos los catchers se han visto bien", señaló el piloto Ned Yost.

Hernández jugó en solamente 17 partidos con los Dodgers el año pasado antes de ser dado de baja en junio. Tuvo una breve estadía en Triple-A de los Azulejos antes de salirse de su contrato.

"Decidí ir a casa a descansar, entrenar para la pelota invernal y ver si podía ver bastante tiempo detrás del plato", declaró Hernández. "Fue como borrón y cuenta nueva -- ser receptor en la pelota invernal y contar con la suerte de que un equipo [de Grandes Ligas] me firmara. Si no sucedía, estaba bien porque tuve una larga carrera".

El descanso le permitió contemplar muchas cosas.

"Despejé la mente y pensé en lo que quería hacer. Mi familia me brindó bastante apoyo y nuevas energías para comenzar de nuevo", dijo Hernández.

El receptor regresó a Venezuela y bateó .328 en 22 encuentros con los Navegantes del Magallanes. Kansas City vio lo suficiente para otorgarle un contrato de Ligas Menores y darle la oportunidad de ganarse el puesto como reserva.

El principal requisito es una buena defensa.

"Si queremos darle a Salvador un día libre, quiero que en verdad descanse, así que el suplente tiene que ser capaz de poder atrapar un buen slider de Greg Holland", manifestó Yost. "Deberá controlar a los corredores en un partido cerrado para no tener que traer a Salvador de la banca como lo tuve que hacer varias veces en la campaña pasada".

Hernández respeta bastante a Pérez, de 23 años de edad.

"Es un buen muchacho. Tiene bastante energía. Juega con mucha pasión y le encanta el béisbol. Siempre se divierte", dijo Hernández.

Luego de muchos años como titular en Oakland, San Diego, Baltimore y Cincinnati, Hernández está dispuesto ha ser el suplente de Pérez, quien ha sido convocado al Juego de Estrella y ha sido premiado con un Guante de Oro.

"He llegado a una etapa en mi carrera en que mi cuerpo no es el mismo tras varias cirugías en mis rodillas. Así que me sería difícil ser receptor en cinco días consecutivos", indicó Hernández. "Tu cuerpo te avisa lo que puedes hacer. Mi mente quiere hacerlo, pero el cuerpo te deja saber. Estoy muy contento donde estoy y si puedo jugar unos cuantos años más, sería bueno ser suplente aquí para seguir ayudando".

"Definitivamente me encanta jugar. Por eso todavía estoy aquí".