Mike Redmond, manager de los Marlins. (AP)

LOS ANGELES - La noticia de la lesión en el codo de lanzar del cubano José Fernández conmovió el clubhouse de los Marlins. Naturalmente, la organización espera tener buenas noticias, pero se prepara para lo peor: Una cirugía Tommy John.

"Estamos esperando que simplemente haya dolores y que nada más tengamos que darle descanso por un tiempo", dijo el manager de los Marlins, Mike Redmond.

Aun sin su as, quien es Novato del Año reinante en la Liga Nacional, Miami ha subido las expectativas del club para esta temporada. A pesar de cuatro derrotas al hilo, los Peces llegaron al martes con marca positiva de 20-19 y a 2.0 juegos de la cima del Este de la Liga Nacional.

En sentido general, las expectativas siguen en ascenso para los sorpresivos Marlins.

Como es el caso con cualquier equipo joven, hay tropezones en el camino. Pero la organización está claramente en el modo de ganar, diferente al año pasado cuando había un núcleo de novatos y jugadores de poca experiencia.

Antes de sus cuatro derrotas al hilo, los Marlins estuvieron en la cima del Este y aún pretenden dar la pelea en dicha división.

La decisión de cortar vínculos con el relevista dominicano Carlos Mármol, quien fue designado para asignación el domingo, fue una señal de que el club le ha puesto énfasis en producción por encima de desarrollo.

"Hablamos de esto durante todo el invierno: No íbamos a simplemente ir con los prospectos", dijo Michael Hill, presidente de operaciones de béisbol de Miami. "Íbamos a traer a veteranos para apoyar al núcleo joven y talentoso que tenemos aquí.

"Esa ha sido la mentalidad desde el primer día, que nuestra meta es jugar hasta el final y en octubre".

Los Marlins han llegado lejos de su temporada de 100 derrotas hace un año. El equipo aún está creciendo y tratando de hallar su identidad.

Mientras pasa por sus altibajos, el objetivo es competir por una clasificación. En términos realistas, eso podría ser en un año o dos. Pero si se dan algunas cosas este año, ¿quién sabe?

"Esta es una liga de producción", dijo Hill. "Vamos a darles oportunidades de producir a los muchachos. Si no lo hacen, pues para eso tenemos la profundidad con la que contamos. Si este muchacho no lo hace, tal vez dé la cara el próximo".