Fernando Rodney. (AP)

SEATTLE -- El cerrador dominicano de los Marineros, Fernando Rodney, ha echado a perder rescates en el pasado; es parte del juego. Pero eso no impidió que los abucheos de los aficionados de Seattle le llovieran después de que el taponero dejó escapar una ventaja de 1-0 que resultó en una derrota por 2-1 el martes ante los Rays.

El no preservar una ventaja de 1-0 es bastante doloroso, pero Rodney sabe cuál es su papel. Y una gran parte de eso es ser algo insensible. Rodney es uno de los tres cerrojeros con más salvados en los últimos tres años. Pero también echó a perder ocho rescates en el 2013 y dos en un brillante 2012.

Jim Johnson dejó escapar nueve salvados la campaña pasada por los Orioles. El panameño Mariano Rivera falló siete por los Yankees. Esas cosas suceden. Y cuando pasan, Rodney está consciente de que todos hablarán del tema.

"No les presto atención a los aficionados", declaró el derecho luego de conceder cuatro imparables y dos carreras, registrando solamente dos outs el martes contra Tampa Bay. "Te abuchean cuando te va bien y cuando te va mal. Es parte del juego. Debo seguir enfocado en mi juego. Los aficionados estarán ahí siempre, así que debo enfocarme en lo mío".

Por eso mismo es que el piloto Lloyd McClendon valora contar en su bullpen con Rodney, con quien también trabajó varios años en los Tigres.

"Cuando tienes un buen cerrador, no te preocupas por cómo responderá", manifestó McClendon. "Por eso es que son taponeros de alto calibre: tienen una memoria corta. Espero contar con él en el próximo partido, porque eso significa que tendremos la ventaja en la novena entrada.

"Esas cosas suceden. Cuando te sucede, lo tomas a pecho. Pero así son las cosas en el béisbol. Nadie tiene una temporada perfecta. Ningún cerrador tiene una campaña perfecta. Este muchacho es bueno y por eso se encarga del noveno, así que debemos seguir adelante".