Brayan Peña. (Patrick McDermott/Getty Images)

LOS ANGELES - Hasta que el primera base estelar Joey Votto quedó fuera de acción por una lesión en el cuádriceps izquierdo el 16 de mayo, el cubano Brayan Peña sólo había jugado cuatro partidos de en la inicial en Grandes Ligas. El miércoles, el receptor natural arrancó como primera base por séptima ocasión en sus últimos nueve juegos.

Además de estar aprendiendo una nueva posición y manteniéndose en forma para jugar detrás del plato, el cubano lleva una racha de seis juegos conectando de hit, en la que ha bateado de 21-9. Peña no ha batallado para responder ante los retos que se le han presentado últimamente.

"Trato de separar una cosa de la otra", declaró Peña. "He aprendido eso en los últimos cuatro o cinco años que tengo jugando detrás del plato. No importa qué hagas a la ofensiva, aun así tienes que pedir un buen juego y ser ese mariscal de campo que tu equipo necesita. Con esa mentalidad, no es tan difícil para mí enfocarme en la primera base y en mi bateo".

Peña se ha lucido en la inicial y no ha cometido un solo error hasta ahora en dicha posición.

"Me siento mejor", expresó el cubano. "Sigo trabajando diariamente con [el coach] Freddie Benavides y obteniendo mucha información. Necesito conocer más a los bateadores. No es lo mismo como cuando juegas detrás del plato".