Martín Prado. (Matt York/AP)

PHOENIX - Tras un lento comienzo de la temporada, el tercera base de los D-backs, Martín Prado, se está comenzando a encender al bate.

En sus últimos siete juegos, el venezolano batea para .435 con un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.370.

"Está dando buenos swings. Ojalá la historia se repita", manifestó el manager de Arizona, Kirk Gibson, refiriéndose a la manera en que Prado se encendió en el 2013 tras empezar flojo.

Prado no le ha hecho ajustes a su swing, pero sí ha sido más agresivo. El oriundo de Maracay sonó su primer cuadrangular de la temporada el martes y volvió a volarse la cerca al día siguiente.

Prado no ha carecido de consejos, especialmente de parte de su madre, con quien habla con frecuencia por teléfono.

"Ella siempre está tratando de corregir mi swing", dijo Prado. "Le dije, 'Mamá, tú no sabes nada acerca de mi swing'. Ella siempre tiene las palabras indicadas para hacerme sentir mejor y ayudarme a entender las cosas. Aun cuando me va mal, me considera el mejor".

A menos de que se trate de su swing, por supuesto.

"Me dijo hace unos días que estaba viendo uno de nuestros juegos. Le parecía que estaba demasiado cerca del plato y que me debería separar un poco", indicó Prado. "Le dije, 'Mamá, antes estaba muy lejos del plato. Ahora me estoy acercando".