Edwin Encarnación. (AP)

TORONTO - La producción de Edwin Encarnación en mayo ha sido tanta que ahora el nombre del dominicano se menciona entre algunos de los más grandes en la historia.

Mickey Mantle, Barry Bonds, Harmon Killebrew, el quisqueyano George Bell y Mark McGwire. En esa clase de compañía se encuentra Encarnación debido a lo que ha hecho en este mes.

Con otro juego de dos jonrones el jueves, Encarnación ahora lleva 16 cuadrangulares en mayo, Con ese total, el primera base empató a Mantle por el récord de bambinazos en mayo en la Liga Americana. El récord de ambas ligas en mayo es de 17, de Bonds.

"Increíble", dijo Encarnación. "Si me hubieras preguntado, '¿Vas a dar 16 jonrones en un mes?' Hubiese dicho que no. Jamás pensé que iba a dar 16, pero cuando tienes el timing como el que tengo ahora mismo, tienes que seguir adelante, seguir dando swings duros como lo vengo haciendo".

La mayor cantidad de jonrones en un mes de un jugador de la Americana es de 18, logrado por Rudy York en agosto de 1937. El dominicano Sammy Sosa tiene la marca de ambas ligas con 20 en junio de 1998.

Pero hay más.

Encarnación se convirtió en el tercer jugador en la historia de Grandes Ligas en registrar cinco partidos de más de un cuadrangular en un mes. Killebrew lo hizo en mayo de 1959 y Albert Belle en septiembre de 1995. Nadie lo ha hecho seis veces en un mes.

"No queremos tocar su bate ahora mismo, porque está tan caliente", dijo el compañero de equipo y compatriota de Encarnación, José Reyes.

Durante este mes histórico de Encarnación, el oriundo de La Romana rompió la marca de la franquicia de Toronto para jonrones en un mes, que era 14, del también dominicano José Bautista. Además, con 33 empujadas hasta ahora en mayo, quebró el récord de su también compatriota Bell de más impulsadas en mayo. La marca para cualquier mes en los Azulejos es del boricua Carlos Delgado, en junio del 2003.

Todo esto es más notable al tomarse en cuenta el lento comienzo de Encarnación en el 2014. No dio su primer vuelacercas de la temporada hasta el 22 de abril, pero desde entonces ha estado bien encendido. El dominicano se ha embasado en 39 de sus últimos 45 juegos y, en ese lapso, lleva 12 dobles, un triple, 18 jonrones y 48 empujadas.

"No sé qué decir, excepto que es increíble", expresó el manager de los Azulejos, John Gibbons. "Es un muchacho especial y ahora mismo está bien enfocado. Es uno de los bateadores élite de Grandes Ligas. De verdad ha llegado a su potencial en los últimos años".

Encarnación fue designado para asignación en el 2010 por Toronto, pero no fue reclamado y al final fue enviado a Triple-A.

Los Azulejos volvieron a subir a Encarnación, pero al final de esa temporada fue colocado una vez más en waivers. Oakland lo reclamó, pero decidió durante el invierno no ofrecerle contrato para el 2011. Dos semanas después de eso, Toronto le dio un pacto de un año.

En el 2011, Encarnación tuvo dolores en una muñeca y tuvo una campaña de altibajos. Pero fue suficiente para que Toronto lo mantuviera en roster, y desde entonces el quisqueyano ha sido uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas. Del 2012 al 2013, conectó 52 jonrones y empujo 214 carreras, con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de más de .900. En el 2014 batea .268 con 18 cuadrangulares, 48 impulsadas, 23 bases por bolas. Y encabeza las Mayores con 22 extrabases en mayo.

En un estadio donde una vez fue abucheado, Encarnación es tratado como un rey. El jueves recibió una ovación de pie después de su segundo jonrón del partido, con cantos de "Eddie, Eddie". Algunos hasta gritaron, "MVP". Era imposible soñar con eso en el 2010.

Es algo grande, comparado con donde estaba antes, al principio aquí", dijo Encarnación. "Por eso tienes que seguir trabajando duro, haciendo tu rutina para que puedan pasar cosas buenas. Por eso mantengo la frente en alto. Si sigues trabajando verás lo que ha pasado ahora".