René Rivera (AP)

René Rivera empezó el 2014 como cátcher personal de Andrew Cashner en los Padres, mayormente estando detrás del plato como titular cada cinco días antes de cederle la receptoría al cubano Yasmani Grandal-dos jugadores considerados como mayores amenazas ofensivas.

Pero con Hundley en Baltimore ahora y Grandal bateando .183, el boricua Rivera ha iniciado siete de los últimos ocho partidos de San Diego, descansando el domingo pasado.

"Está jugando bien y me gusta la forma en que viene quechando", dijo el manager de los Padres, Bud Black. "Está haciendo un buen trabajo con el cuerpo monticular y nuestra efectividad colectiva es bastante buena con él en la receptoría".

La efectividad de San Diego con Rivera detrás del plato (2.75) es más de una carrera mejor que la de Grandal. Pero además de ese aspecto, Rivera ha hecho un buen progreso con el bate con el incremento de su tiempo de juego.

En sus últimos ocho partidos, Rivera ha bateado .300 con porcentaje de embasarse de .440 y slugging de .550. Ha conectado cinco dobles y ha recibido cinco bases por bolas. No está nada mal para un jugador conocido más por sus proezas defensivas que por su bate.

"Todo el trabajo que he hecho (con los coaches de bateo Phil) Plantier y Alonzo (Powell) han rendido dividendos", dijo Rivera. "Lo principal que trabajamos es ser consistente con mi swing. Esa ha sido nuestra meta principal desde el año pasado".

Rivera espera que su nivel de juego resulte en un salto de tercer cátcher a receptor titular.

"Realmente no he podido jugar a diario en Grandes Ligas. Esto es buenísimo", expresó el oriundo de Bayamón. "Por fin tengo la oportunidad de hacerlo y estoy tratando de aprovecharla".

Black está complacido con el progreso de Rivera, pero espera que Grandal pueda encontrar su swing después de ser suspendido por los primeros 50 juegos del año pasado por dopaje y sufrir una lesión en la rodilla derecha en julio.

"Grandal tiene mucho potencial", dijo Black. "Estamos hablando de un cátcher y un bateador ambidextro de 25 años y con algunas herramientas. Uno quisiera pensar que ese muchacho pudiera apoderarse del puesto y recibir el mayor tiempo de juego.

"Pero por ahora, René está jugando mejor".