Gregory Polanco. (Gene J. Puskar/AP)

PITTSBURGH, Pennsylvania -- El dominicano Gregory Polanco parecía ser la única persona que no sabía lo mucho que los aficionados de los Piratas de Pittsburgh habían esperado su debut en Grandes Ligas.

"Estoy muy sorprendido", dijo el jardinero de 22 años durante su presentación en una conferencia de prensa el martes. Tampoco esperaba eso.

Polanco fue llamado de la sucursal Indianápolis de Triple A la noche del lunes, cuando el segunda base Neil Walker fue colocado en la lista de inhabilitados por 15 días luego de someterse a una operación de extirpación del apéndice.

Estuvo en la alineación, cubriendo el jardín derecho y como segundo en el orden al bate en el juego ante los Cachorros de Chicago.

Polanco ha sido uno de los mejores bateadores en ligas menores esta temporada. Lideraba la Liga Internacional con bateo de .347 y 49 carreras producidas, además de sumar siete cuadrangulares y 15 robos de base en 62 juegos.

"Cuando se tiene un jugador así que llega a las Grandes Ligas, es como una graduación", dijo el manager de los Piratas, Clint Hurdle. "Es un día para celebrar en la organización, especialmente aquellos en los departamentos de búsqueda de talentos y desarrollo de jugadores. Estamos emocionados de tenerlo aquí".

Ha existido presión externa de la prensa y los aficionados de los Piratas por llevar al equipo a Polanco desde mediados de abril, luego de que los jardineros derechos Travis Snider y el venezolano José Tábata batallaron antes de ser reemplazados eventualmente por el versátil Josh Harrison.

Se espera que Harrison sea el segunda base titular ante la ausencia de Walker.

Los Piratas insistieron en que mantuvieron a Polanco en las menores porque necesitaba más tiempo de desarrollo, aunque mantenerlo en sucursales hasta esta época del año posiblemente les asegure que no conseguirá tener suficiente tiempo en Grandes Ligas para obtener un año extra de elegibilidad de arbitraje salarial.

Polanco no estaba preocupado con temas de tiempo de servicio. Simplemente estaba contento de vestir un uniforme de Grandes Ligas por primera vez.

"Es muy emocionante", señaló. "Es un sueño hecho realidad. Estoy en las Grandes Ligas".