Tino Martínez y Derek Jeter.

NUEVA YORK -- Tino Martínez recibió un homenaje de los Yanquis de Nueva York con una placa que será colocada en el Parque de los Monumento junto a los de otros grandes de la escuadra.

"Me siento totalmente abrumado", dijo Martínez a la multitud de 47.165 personas que llenó el estadio desde un podio colocado cerca del plato. "Me siento honrado pero como he dicho, esto es resultado del éxito del equipo en que jugué".

El periodo de Martínez con franela a rayas fue celebrado en una ceremonia en el terreno de juego que duró 17 minutos antes del partido del sábado contra los Orioles de Baltimore.

El ex inicialista le dio crédito a sus compañeros y dice que nunca pudo haber imaginado un momento como ese mientras jugaba.

Martínez, un bateador oportuno y con poder, ayudó a los Yanquis a ganar cuatro Series Mundiales y cinco banderines de la Liga Americana de 1996 a 2001. Regresó para una séptima campaña con Nueva York en 2005 y concluyó su carrera con los del Bronx promediando .276 de bateo, con 192 jonrones y 739 empujadas.

Canjeado de Seattle a Nueva York en diciembre de 1995, Martínez rápidamente tomó la dura tarea de remplazar al capitán Don Mattingly en la inicial y pronto se convirtió en un ídolo de los fanáticos.

"El equipo se conjuntó alrededor de Tino", dijo el exlanzador de los Yanquis, David Cone. "Tino fue una poderosa pieza clave en la mitad de esa alineación que verdaderamente facilitó esa racha".