Francisco Lindor. (AP)

Francisco Lindor viene avanzando a pasos agigantados desde que los Indios de Cleveland lo eligieron con su primera selección - la octava en general - del draft amateur del 2011. Pero ahora el boricua está tocando las puertas del equipo grande.

Como estudiante de escuela secundaria en la Florida, Lindor fue un torpedero ambidiextro dominante en varios equipos prestigiosos. El y su compatriota Javier Báez, quien también asistió a la secundaria en la Florida y fue seleccionado por los Cachorros en el mismo draft inmediatamente después de Lindor, estarán siempre vinculados uno con el otro. Dados sus antecedentes parecidos, es muy probable que sus carreras sean evaluadas una al lado de la otra. Báez también es campocorto, pero batea a la derecha y es mayor que Lindor.

Lindor, quien mide cinco pies con 11 pulgadas y pesa 175 libras, cumplirá los 21 años de edad en noviembre. Sin embargo, comenzó esta temporada en Doble-A Akron y fue ascendido a Triple-A Columbus, que probablemente sea su última parada antes de llegar a Cleveland.

En partes de cuatro temporadas de liga menor, Lindor suma más de 1,475 presentaciones en el plato. Se ha mostrado capaz de hacer contacto sólido y de batear para promedio. Últimamente, sus swings están resultando en líneas más fuertes, más largas y con más vuelo. Mientras su contacto era algo débil, Lindor ha mejorado a la hora de usar la parte gruesa del bate. Su poder ha aumentado a medida que ha ido creciendo y fortaleciéndose. En Columbus, se ha volado la cerca contra pitchers de alto nivel y ha conectado más jonrones este año que en cualquier otra campaña.

Lindor afronta el bateo de una manera madura y desarrollada. Su habilidad para reconocer los pitcheos y su disciplina y paciencia al bate son componentes sólidos para una base de bateo. El puertorriqueño posee una gran coordinación ojo-mano con manos rápidas y la habilidad para mandar la bola lejos - especialmente cuando el pitcheo cubre buena parte del plato. Se proyecta que bateará para promedio consistentemente. Su control al bate le permitirá a su manager mandar jugadas de bateo y corrido o robos de base. Su swing, además de ser compacto, es fluido y sencillo. Es consistente de ambos lados del plato, aunque se destaca más del lado derecho contra lanzadores zurdos.

A la vez que tiene gran promesa con el madero, la defensa de Lindor ya está al nivel de un ligamayorista. Su movimiento lateral es estupendo y es rápido con los pies al dar el primer paso. Su alcance es igual de impresionante cuando tiene que salir a buscar un batazo corto. Con sus manos suaves y buenos reflejos, hace que las jugadas difíciles luzcan fáciles. Tiene un brazo fuerte y preciso. Ve muy bien la bola cuando sale del bate y anticipa la jugada con gran reacción e instintos.

Hay muchas personas que dicen que, en cuanto a su habilidad a la defensa se refiere, Lindor se asemeja al ex torpedero de los Indios, el venezolano Omar Vizquel. Se trata de un elogio enorme y considero que tiene que demostrar su habilidad en Grandes Ligas para que semejante comparación sea válida. Pero definitivamente está a su alcance.

En julio, en Minneapolis, Lindor bateó segundo por el Equipo del Mundo en el Juego de las Futuras Estrellas y se fue de 2-0. En el quinto inning fue reemplazado en el campo corto por Báez, quien conectó un jonrón clave de dos vueltas.

Dependiendo de las posiciones - y ante el reciente traspaso del torpedero venezolano Asdrúbal Cabrera a los Nacionales - es posible que Lindor haga su debut por Cleveland este año. De ser así, estaríamos viendo el inicio de lo que sea espera sea una larga y exitosa carrera de un bateador ambidiextro muy bueno con gran velocidad y tremendo guante en el campo corto.