© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

09/12/12 1:41 PM ET

Decidido a terminar con buena nota

Matt Kemp aún puede concluir bien esta temporada

PHOENIX - Esta ha sido la temporada perdida de Matt Kemp.

El jardinero estelar de los Dodgers se perdió 51 juegos en la primera mitad de la campaña debido a una lesión en la corva izquierda.

El martes por la noche, Kemp estuvo de regreso al lineup de Los Angeles después de ausentarse durante varios partidos por unos dolores en el hombro izquierdo, producto de haber chocado con la pared del jardín central en el Coors Field de Denver el 28 de agosto.

"Es lo que es. Las lesiones son parte del juego", dijo Kemp después de la derrota de los Dodgers ante los Diamondbacks el martes. "Pero tengo que encontrar la forma de realizar turnos consistentes y salir a ayudar a mi equipo a ganar los partidos."

Kemp trató de poner de su parte el martes. Luego de poncharse en sus primeros dos turnos ante el derecho de Arizona, Ian Kennedy, le conectó doble en el séptimo inning. Además, mantuvo el juego 1-0 con un disparo preciso al plato para ponerle out al venezolano Miguel Montero.

Pero no fue suficiente. Los reforzados Dodgers tienen uno de los dos comodines de la Liga Nacional en la mira, pero siguen perdiendo terreno ante los punteros Gigantes en la División Oeste cuando sólo quedan 20 partidos por jugarse. Mientras tanto, Kemp ha estado fuera de la alineación con demasiada frecuencia.

"Ha sido un año de retos para Matt", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Es la primera vez en su carrera que ha tenido que ausentarse y empezar de nuevo. Jugar, para. Jugar, para. Jugar lesionado. Es difícil mantener el ritmo cuando juegas así. Probablemente sea una buena experiencia de aprendizaje para él."

Al preguntársele si había aprendido algo en particular de la experiencia de este año, Kemp contestó de manera estoica: "Sí, no hay que lesionarse."

Todo esto ha sido bien difícil para los Dodgers, que sin Kemp no han podido mantener su equilibrio. El 2011 fue una temporada de ensueño para el toletero. Participó en 161 juegos y encabezó la Liga Nacional con 39 jonrones, 126 empujadas y 115 anotadas. Terminó segundo en las votaciones para el premio al Jugador Más Valioso, detrás de Ryan Braun, pero sí ganó el Premio Hank Aaron como el mejor toletero de la liga.

Con Kemp llegando a esta campaña a sus 27 años, los Dodgers esperaban una repetición de su actuación de la temporada pasada. Y a pesar de que en ese momento no se había resuelto la venta del equipo, en el invierno Los Angeles le dio un contrato de ocho años y US$160 millones.

En el 2012 ha sido el año de las lesiones para Kemp. El guardabosque ha jugado en sólo 86 partidos, algo que lógicamente ha resultado en números disminuidos: 18 cuadrangulares, 56 impulsadas y 63 anotadas.

La única forma de medir el impacto de su ausencia es a través de los ganados y perdidos de los Dodgers. La tropa de Mattingly lleva marca de 74-68, a seis juegos de los Gigantes. Pero están a un solo juego del segundo comodín, ocupado ahora mismo por los Cardenales.

Un Kemp en salud y productivo pudo haber marcar la diferencia.

"En realidad nunca sabes", dijo al respecto el manager de los Diamondbacks, Kirk Gibson. "Obviamente es un pelotero muy talentoso y tuvo un gran inicio de la temporada. Luego de lesionó, volvió por un tiempo breve y volvió a lastimarse. Eso perjudicó (a los Dodgers). No sé si en realidad llegó a recobrar la forma del principio de la campaña, cuando estaba arrasando."

Por supuesto, Gibson tiene razón. La mayor parte de la producción ofensiva de Kemp fue en abril, cuando bateó .417 con 12 vuelacercas y 25 vueltas remolcadas. Antes de lesionarse la primera vez, su porcentaje de embasarse (.490) y slugging (.893) eran sobresalientes. Entonces, no era por casualidad que los Dodgers tenían 17-7 y encabezaban su división al finalizar el mes, con ventaja de cuatro juegos.

Kemp se lastimó la corva izquierda el 13 de mayo y se perdió 16 días. Jugó dos partidos más y no reapareció hasta el 13 de junio. En esos momentos los Dodgers tenían ventaja de medio juego sobre los Gigantes, pero el equipo de Los Angeles no ha sido el mismo desde entonces.

Desde la primera lesión, Kemp sólo lleva seis jonrones y 28 empujadas. Como consecuencia, los Dodgers han sufrido una baja de 12 juegos en las posiciones del Oeste.

Pero con todo y eso, ésta es la temporada del nuevo sistema de dos comodines en cada liga, así que los Dodgers aún se encuentran en plena pelea. Si al final no pueden alcanzar a los Gigantes, queda la posibilidad de clasificar para el juego de vida o muerte como comodín el 5 de octubre. De clasificar, ganar ese partido y avanzar a una Serie Divisional, ¿quién sabe lo que podría pasar?

Kemp afirmó que los Dodgers sólo piensan en los próximos días. En su caso particular, estará jugando con dolores en el hombro izquierdo, pero hasta ahora no ha quedado decepcionado con el 2012.

"Estaría decepcionado si no clasificáramos para los playoffs", expresó. "Como dije, las lesiones son parte del juego. Aún nos quedan 20 partidos por jugarse. Ya veremos cómo termine la temporada. Espero que termine con nosotros en los playoffs y llegando a la Serie Mundial. De ser así, definitivamente todo esto habrá valido la pena."

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


losdodgers.com